Los eSports y la LVP, ¿el deporte del futuro?

Desde que los eSports se hicieron su hueco en la industria del entretenimiento, no han parado de crecer y de desarrollarse sin ningún tipo de freno. Actualmente, a nivel mundial, generan más de 900 millones de dólares al año. En algunos países, la retransmisión de deportes electrónicos en directo es tan normal como un partido de fútbol, mientras que en otros países como España, la industria todavía se encuentra en pleno crecimiento. Actualmente solo existe un canal (Movistar +) que se dedica en exclusiva a estos deportes

Se trata de la industria de retransmisión que más crecimiento lleva sosteniendo en los últimos años, y se prevé que el próximo año se superen los más de 130 millones de espectadores y más de 1.500 millones de dólares registrados en 2017.

Este boom que arrasa con todos los números allá donde llega está generando una corriente de jugadores profesionales, como de entrenadores de élite, al mismo tiempo que crecen las plataformas de vídeo online. De todo ello, surgen los eSports, como medios de entretenimiento que asombran al mundo en cada evento que organizan sumando más y más adeptos con cada torneo.

Poco a poco, los eSports encuentran su hueco dentro de las emisiones en directo. El éxito de las distintas Ligas a lo largo del mundo, junto con la implementación de nuevas regulaciones y la llegada de nuevos formatos y de competiciones están permitiendo que los deportes electrónicos maduren y encuentren su sitio dentro del mundo del espectáculo.

La Liga Profesional de Videojuegos

A nivel nacional, la mayor organizadora de torneos eSports en España es la Liga de Videojuegos Profesional (LVP). Las cifras hasta ahora registradas han sido buenas, pero con un amplio margen de mejora por delante. El pasado año generaron más de 14 millones de euros en ingresos y se prevé un importante crecimiento para el año 2021.

En enero de 2017 se incorporó a la Asociación Española de Videojuegos, y consiguió, en poco tiempo, convertirse en una de las principales ligas a nivel europeo. Se encuentra encargada de organizar las ligas oficiales de los juegos más seguidos por los espectadores, con títulos tan sonados como League of Legends, Clash Royale, CS:GO, FIFA o Call of Duty.

A través de la firma de convenios con distintos países como México o Argentina, la LVP ha conseguido tener la organización a nivel nacional en distintos países. De esta forma, en apenas un año ha conseguido hacerse un hueco en el panorama internacional encargándose de la promoción, comunicación y retransmisión de este deporte dentro de la industria del entretenimiento.

En los dos últimos años recorridos desde su creación, la LVP ha organizado eventos con un alto nivel de contenido. Junto con IFEMA, han organizado numerosos eventos en los que su reputación se ha visto claramente favorecida. Eventos como es el Gamergy han dado un fuerte impulso al potencial que ha demostrado tener la LVP, acaparando el pasado año un 85% de cuota de espectadores en España, y ha llegado a tener un 80% de cuota mundial de espectadores en español.

La Profesionalización de los Jugadores

Hasta hace poco, los videojuegos a nivel competitivo eran una diversión minoritaria, pasando actualmente a formar un fenómeno social del que ya no hay dudas que no se trata de una moda pasajera. La práctica y ejercicio profesional de los videojuegos se encuentra regulada y asentada en nuestra sociedad. Como en cualquier otra dedicación, para llegar a ello es necesaria una formación previa y una dedicación completa.

La profesionalización de los jugadores ha venido traducida en una increíble mejora de los niveles de rendimiento y de exigencia dentro de la propia LVP. Así, como distinguimos en casi todos los deportes, encontramos distintas competiciones que los jugadores buscan superar, tratando de llegar a ser los mejores.

Las ligas oficiales: Superliga Orange

En lo más alto de la competición encontramos la Superliga Orange, la antigua División de Honor, que recoge a los ocho equipos más importantes a nivel nacional, compitiendo entre ellos a lo largo de la temporada en un sistema de enfrentamiento a ida y vuelta, similar al de la liga de fútbol, con un cierre de temporada en formato playoffs que decidirá al campeón.

También en la Superliga Orange encontramos la Segunda División, también con ochos equipos, disputándose el torneo entre tres equipos de la Primera División, tres equipos desde competiciones clasificatorias y otros dos equipos invitados por la propia LVP.

Pero no todas las competiciones importantes en nuestro país vienen organizadas por la LVP. Como no podía ser de otro modo, la Electronic Sports League (ESL), la liga profesional de videojuegos más importante a nivel mundial encuentra representación en nuestro país a través del ESL Máster España. De las distintas categorías que la componen, encontramos la ESL Open, gratuita y abierta a todos los usuarios; la ESL Major, con mayor nivel de exigencia y como lanzadera a la más importante, es decir; la ESL Pro, la más grande y exigente de todas ellas.

La LVP tiene como claro objetivo hacerse con el panorama de los eSports en España, y parece que va por buen camino. Al mismo tiempo, debido en gran parte a la importante representación que han conseguido fuera de España, la LVP busca seguir extendiéndose. Recientemente han ampliado sus convenios y han conseguido tener representación en las ligas nacionales de Argentina y de México.

Tienen la convicción de convertirse en un semillero de jugadores. Están apostando por equipos en formación y en futuras jóvenes promesas. Parece claro que su crecimiento en los eSports no ha hecho más que empezar.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *